© 2018 by David Gamella

Críticas

La prensa comenta mi obra con buenas críticas, recomendando mis cuentos en periódicos y revistas como El País, El Mundo, Gara, El Diario Vasco, Deia, Nueva España, Muy interesante, Escuela Española, Vogue, Ser Padres, Educación 3.0. La Vanguardia, Diario Información, El Ideal, Diario Sur, El Diario de Galicia, El Faro de Vigo, El Correo, Diario de Navarra, etc…

El Canal 9 de la televisión Valenciana, dentro del Programa Babaconte grabó 12 programas dedicados a leer y dramatizar mis cuentos a la vez que los alumnos de los Colegios de Valencia, dibujaban viñetas y aprendían sobre el mundo de las emociones. Estas grabaciones se pueden ver en YouTube.

Muchos profesores y psicólogos utilizan mis cuentos en entornos educativos y terapéuticos, y en muchos blogs y foros de literatura infantil encuentro críticas muy positivas sobre ellos.

Aprendizaje

emocionante

ENLACE

“Soy una ávida lectora de libros sobre inteligencia emocional y me alegra muchísimo ver que Begoña Ibarrola ha puesto a disposición de los padres hispanoparlantes material tan cuidado como este para la educación de nuestros hijos, que tanto abunda en inglés. Sus dos volúmenes de "Cuentos para sentir" (Ver mi opinión) marcaron el comienzo de inolvidables momentos de lectura con mi hijo. La diferencia es que "Cuentos para educar niños felices" está bellamente ilustrado, lo que hace la lectura más amena para un niño de 5 años. Además este libro cuenta con muchos consejos para los papis sobre cómo educar a nuestros hijos en la autoestima y en el desarrollo de sus dotes emocionales. La encuadernación es una celebración a la calidad de tiempos perdidos: hojas cosidas, tapa dura, buen papel... Me sorprende que al momento nadie haya dejado opiniones sobre estos libros porque son maravillosos. Los recomiendo por todo lo alto a cualquier padre que desee asumir una actitud proactiva en el contacto diario con sus hijos”.

“Soy una argentina que vive en Suiza, y como expresé al dejar mi opinión sobre "Cuentos para educar niños felices" de la misma autora, Begoña Ibarrola, me alegra muchísimo encontrar que disponemos en nuestro idioma de tanto material maravilloso para educar a nuestros hijos en las bases de la inteligencia emocional. Los cuentos son muy didácticos, siempre con una moraleja bien clara que resaltar a nuestros pequeños lectores, y cada cuento desarrolla el análisis práctico de diferentes emociones para que el niño pueda reconocerlas y reconocerse en ellas. La encuadernación de ambos volúmenes (está "Cuentos para sentir" y "Cuentos para sentir 2") es muy cuidada, y se agradecen el cosido de las páginas, el señalador en tela y las tapas duras en una época en que la encuadernación en nuestro idioma suele ser de tan mala calidad. Lo único que se echa en falta son ilustraciones, hecho que tiende a aburrir un poco a mi hijo de 5 años, necesitado de imágenes. Pero bueno, esto da rienda suelta a mi creatividad, bajando de internet imágenes para colorear o utilizando diccionarios para suplir dicha carencia. Al final de cada cuento hay sugerencias de actividades con los papis y temas de conversación que profundizan en el material leído. Realmente maravillosos. A quienes gusten estos libros, les recomiendo por todo lo alto "Cuentos para educar niños felices," mi favorito absoluto (y el de de mi niño). “

“Son cuentos actuales, que trabajan estupendamente las emociones y que sirven de manera magistral para que los padres y los hijos se comuniquen. Con las reflexiones al final de cada cuento los niños hablan de sus ilusiones y sus preocupaciones sin que apenas se den cuenta de que lo hacen. Están llenos de situaciones habituales y familias de hoy en día. Mi hija y yo ya hemos leído los dos tomos... Estamos a la espera del tercero.”

“Me ayuda a hablar con mi hijo. A él le ayuda a conocer y reconocer sus sentimientos, e ir perdiendo el pudor ante ellos. Agradezco a la autora este magnífico libro. Me interesa conocer más libros infantiles en esta línea.”

“Mi hermana es psicóloga y se lo regaló a mis hijos de 7 y 4 años. El primer día que se los iba a leer, mi hija de 4 años lloró, porque no tenía dibujos. Lo escuchó, y ahora no perdona que pase un día sin leerlo. Les encanta, y ayudan a ellos a entender sentimientos, como el miedo, la alegría, el enfado, etc. Pero a nosotros como padres. También nos sirve, para entenderlos más a ellos, y no reñirles, por cosas que son naturales en ellos, y que pensamos que solo nos pasa a nosotros. Lo recomiendo”.

1 / 2

Please reload