Las emociones tienen más poder que el pensamiento